Florencia Yamanouchi, entre la tradición japonesa y el futuro de una empresa familiar