La AFIP anunció la puesta en marcha de la Moratoria 2020

La AFIP anunció la puesta en marcha de una moratoria para las micro, pequeñas, medianas empresas (Mipymes), así como monotributistas y autónomos, entre otros contribuyentes. La adhesión podrá efectuarse hasta el 30 de abril de 2020 y permitirá una quita promedio del 42% sobre el total de las deudas.


La reglamentación contempla que entidades sin fines de lucro como cooperativas, consorcios de propietarios y clubes de barrio también podrán acceder al régimen. Para ello deberán acreditar su forma jurídica. 

Las empresas interesadas en obtener este alivio para sus deudas deberán inscribirse a través de la página web institucional. El aplicativo estará disponible a partir del 17 de febrero. También podrán acceder a la moratoria los monotributistas y autónomos. En todos los casos, las personas humanas y jurídicas que decidan acogerse al plan deberán contar con el Certificado Mipyme otorgado por el Ministerio de Desarrollo Productivo.

La moratoria es una de las herramientas previstas en la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva para atender la difícil situación que atraviesan las pequeñas empresas, los monotributistas y las entidades sin fines de lucro.

La iniciativa ofrece un tratamiento especial para las deudas acumuladas a lo largo de los últimos años como consecuencia del proceso de parálisis productiva y la imposición de condiciones prohibitivas de acceso al crédito.

Las estadísticas de AFIP, muestran que entre 2015 y 2019 cerraron 24.505 empresas. El sector más afectado a lo largo de ese período fue el de las Mipymes: los empleadores con hasta 10 trabajadores explican el 91% del total de empresas afectadas por la crisis.

Ante semejante escenario, la moratoria permite refinanciar en plazos de hasta 10 años toda la deuda impositiva, aduanera y de la seguridad social que tenga un contribuyente y pagar una única cuota mensual. La iniciativa prevé la condonación parcial de intereses y total de multas.

La diferencia más relevante respecto de los planes lanzados en los últimos veinte años es que la nueva moratoria otorga a las Mipymes una ventana de tiempo hasta mediados de julio para recuperarse y comenzar a pagar a partir de ese momento.

La normativa establece estímulos para promover el ingreso temprano al plan de manera que las empresas, monotributistas y entidades sin fines de lucro que se incorporen más rápido contarán con mayores beneficios. De esta forma, aquellos que se adhieran en febrero y marzo tendrán menores pagos a cuenta y un período de espera más extenso.

El esfuerzo del Estado argentino para acompañar la reactivación de las Mipymes es muy significativo. Las empresas que ingresen a la moratoria serán beneficiadas por una quita promedio del 42% sobre el total de sus deudas con nuestro organismo.